Todas las ciudades y pueblos tienen algún resto arquitectónico que les caracteriza. Ya sea de cualquiera de las diferentes etapas españolas, como el Al Andalus, o como en el caso que nos ocupa, los Romanos.

Y, como es normal, muchas de estas arquitecturas no pasan por su mejor momento. Ya que muchas de ellas están en ruinas sin rehabilitarse o están en proceso de mejoras, pero a largo plazo.

El Caso Puente Romano de Vinuesa

Esta arquitectura singular del Imperio Romano data del siglo I d.C. Esta vía fue mejorada y ampliada en la Edad Media, dónde se reformaron sus arcos apuntados. El puente tiene una longitud de 87 metros y una anchura de 3 metros. A su vez, la altura máxima es de 5,5 metros.

Los vecinos visontinos observan día tras día como su puente romano se deteriora, debido a que se sumerge durante unos meses bajo las aguas del pantano de la Cuerda del Pozo. De hecho, estas aguas llegan a cubrir por completo el antiguo municipio soriano de La Muedra.

Por lo que el problema es que el puente, junto con la calzada que unía Uxama (Osma) con Visontium (Vinuesa), queda totalmente sumergido, produciendo un notable deterioro.

Los vecinos de la localidad pinariega de Vinuesa, han tenido la iniciativa de recoger firmas vía Change.org, como método de presión. En el primer mes en esta plataforma online, que permite recoger firmas entre los ciudadanos,  entre los Visontinos y el Ayuntamiento de Vinuesa consiguieron 1.800 firmas. Un número importante dada la población de la localidad soriana, que asciende a 911 habitantes.

La alcaldesa del pueblo señala qué: el puente está en situación de ruina y ésta es una vieja petición que llevamos haciendo décadas desde este Ayuntamiento, se trata de un puente histórico afectado por el pantano de la Cuerda del Pozo que podría acabar desapareciendo si la Confederación Hidrográfica del Duero y la Junta no toman cartas en el asunto”.

Además, cabe señalar que el puente romano de Vinuesa, desde hace nueve años, forma parte de la Lista Roja de Hispania Nostra. Lista que tiene como objetivo dar a conocer y proteger histórico que se encuentra en abandono y en peligro, en los apartados de patrimonio civil y vías de comunicación históricas.

Además de la recogida de firmas, la Asociación “Salvemos el Puente” está aportando su granito de arena, intentado que sea nombrado Bien de Interés Cultural (BIC). Ya que de esta forma sería más fácil que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) o la Junta de Castilla y León solventaran el problema.

Foto Principal: Cadena Ser