Por / 21st septiembre, 2017 / Pinares / Off

Más de 75 años han pasado desde que el pueblo de La Muedra se sumergiera en las aguas del pantano de Soria. La construcción del embalse de La Cuerda del Pozo sepultó toda la localidad pinariega dejando sin pueblo a los residentes de dicho pueblo. A día de hoy los descencientes de la aldea viven resignados sin poder volver a visitar ni disfrutar de una estancia en su villa natal. De hecho la frase que más utilizan es: “Yo nací en La Muedra, yo no tengo pueblo“.

El origen y la historia

El origen data de 1.923 cuando se aprobó la construcción del pantano en la cabecera del Río Duero. 18 años después, en septiembre de 1.941 se inauguró la presa de la Cuerda del Pozo, que fue la que ocultó el pueblo de La Muedra, y por ello muchos conocen con ese nombre al embalse.

Por aquel momento, este pueblo situado entre Vinuesa y El Royo, contaba con 341 habitantes y aproximadamente 90 hogares. Tras la desaparición de la localidad soriana, gran parte de su población se mudó a la aldea visontina, que se encuentra a tan solo cinco kilómetros de distancia, pero parte de la población prefirió irse a otros pueblos como Molinos de Duero, Salduero o Abejar, entre otros lugares cercanos.

restos-la-muedra-soria

Restos de La Muedra (Soria)

La leyenda señala que en Vinuesa contaban que algunas mujeres murieron de pena a principios de los años 40 del pasado siglo, cuando les obligaron a dejar el pueblo. Muchas personas que vivieron esta época tachan esa historia de exagerada. Otro ejemplo es Marisol, que cuenta con nostalgia como su abuela perdió un hijo que llegó enfermo de la mili, y le habían enterrado poco antes de dejar el pueblo.

A día de hoy solo quedan los recuerdos de sus descendientes, así como la leyenda de Las Tierras de Alvargonzález escritas por Antonio Machado en su viaje a Urbión en 1.910. De hecho, todos destacan lo bien que se vivía en La Muedra, un pueblo de labranza con la economía doméstica de la que se vivía en muchos otros núcleos y en los que no se pasaba hambre, tal y como relatan.