En Vinuesa, las principales fiestas son las patronales en honor a la Virgen del Pino y San Roque. Los actos son muchos y muy variados. Uno de los más llamativos es la de “La Pinochada”. Las fiestas este año se celebran del 14 al 18 de agosto.

  • 14 de agosto: inicio de las fiestas con la Pingada de los Mayos. Es un esbelto tronco de pino que simboliza la fertilidad. Uno se pinga en la Plaza Mayor y otro delante de la Ermita de La Soledad.

Al anochecer se realiza la “ofrenda de la vela” con una procesión que llega hasta la iglesia parroquial. Los papeles más importantes en esta procesión son los de la Mayordoma que aporta la vela encendida y los dos hombres que la acompañan. Son los visontinos los que participan.

  • 15 de agosto: desfilan las imágenes de la Virgen del Pino y San Roque. Los visontinos se visten con los trajes populares y bailan al son de las gaitas y tamboriles.
  • 16 de agosto: se celebra una misa a las 11, dónde se bendicen los pinochos que son portados por las mujeres y niñas de la localidad que se visten con sus vestidos típicos y trajes de piñorra. Pinocho se llama a la rama del pino, siendo el elemento principal del acto central de estas fiestas: La Pinochada.

A la salida de la misa, se forman dos grupos en los que rememoran la batalla en la que ganaron a la que hoy en día es su patrona, la Virgen del Pino.

  • 18 de agosto: final de las fiestas. Ritual al toro, tradición de carácter forestal con las ganaderas.

La leyenda habla del origen de La Pinochada en la victoria que los visontinos obtuvieron con otros pueblos sobre a la pertenencia de un pinar en el cual apareció en un árbol la Virgen del Pino. Dicho árbol tenía la copa en territorio visontino y la base en el pueblo vecino. Vinuesa ganó esta batalla cuando las mujeres del pueblo armadas con pinochos lograron la victoria.