Por / 27th junio, 2018 / La Piñorra / Off

Si algo hemos aprendido a lo largo de los años en La Piñorra, es que ya nada puede sorprendernos. El turismo rural ha cambiado mucho en los últimos años, y es que ya no solo vienen a visitarnos personas que buscan escapar de bullicio de la ciudad. La gran variedad de rutas que posee Vinuesa y sus alrededores, han hecho que grupos de morteros de todas partes se acerquen hasta aquí para conocer el paisaje y la zona, por ello te mostramos una de las mejores rutas moteras que podrás hacer si vienes a vernos. ¿Te atreves?

rutas-moteras-soria-vinuesa

Una ruta por los iconos de Soria

Esta ruta motera comprende la parte norte de Soria, un terreno abrupto y lleno de bellos paisajes que esconden lagos con mucho encanto y algunos de los mayores iconos de la zona.

Nuestra primera parada está muy cerquita de Vinuesa y la presa del embalse de la Cuerda del Pozo,  la Laguna Negra, un lugar idílico en los picos de Urbión. Su nombre se debe a lo oscuro de sus aguas, reflejo de las paredes que la rodean. En ella el gran poeta Antonio Machado se inspiró para su obra Campos de Castilla, ya que está llena de leyendas que contribuyen a ensalzarla.

En el segundo tramo pasamos por Puerto de Piqueras, uno de los tramos más interesantes para disfrutar en moto. En invierno, este tramo se mantiene casi siempre cerrado por las intensas nevadas, pero en los meses de primavera y verano, esta carretera es un paso obligatorio para todo amante del motor y la carretera. ¡Además goza de un buen asfalto y algunas horquillas lentas!

Tras esto, descendemos hacia Logroño por el valle de Iregüa, un tramo aún más sugestivo con buenas curvas y los atractivos turísticos del embalse de González la Casa.

Y finalmente, un tramo que sale en San Leonardo de Yagüe y nos lleva hasta el Burgo de Osma. Una antigua pista forestal convertida en carretera asfaltada, que se caracteriza por sus curvas lentas y cerradas con poco tráfico, un buen asfalto y un paisaje único. Si deseamos ver más allá del asfalto, podemos desviarnos en lo alto de la pista, solo unos dos o tres km, para poder ver una antigua atalaya, que de verdad merece la pena. Ya abajo, y de nuevo otra vez en la carretera, podemos tomar un desvío que nos acercará a la entrada del Cañón del Río Lobos. Adentrarse en moto por el mismo está prohibido, pero si queréis tomar un descanso, encontrarás un paisaje impresionante con la fauna típica de la zona.

¡Esta es la ruta completa, pero si lo deseas puedes dividirla o modificarla a tu gusto!

Más información en Club soy Motero